2017 was the year of resistance and persistence

Estimados hermanos y hermanas de SEIU Texas:

La historia recordará 2017 como un año de resistencia y persistencia. Marcará el comienzo de un nuevo capítulo en el activismo progresivo en el que millones se levantaron para liderar la lucha en contra de la administración más divisionista y moralmente corrupta de nuestros tiempos.

Scroll down for English

Desde el Día de la Inauguración, los estadounidenses de la clase trabajadora de todos los ámbitos de la sociedad, en particular las personas de color, las mujeres, los inmigrantes y los miembros del sindicato, han tenido que soportar el peso de la agenda hostil del presidente Donald Trump.

En este punto, es difícil imaginar lo que nos depara para el 2018. Pero una cosa es cierta: no daremos marcha atras. Nuestro movimiento de resistencia ahora está energizado y movilizado como nunca antes.

Recuperación del Huracán Harvey

El huracán Harvey fue devastador para muchas familias desde Corpus Christi hasta Houston. Nuestro sindicato se movilizó rápidamente para realizar ferias de ayuda a damnificados donde ayudamos a los miembros a llenar solicitudes de FEMA, solicitar beneficios de desempleo y obtener fondos para desastres. En total, SEIU proporcionó aproximadamente $ 50,000 en fondos de asistencia a los miembros y sus familias que se vieron afectados por el huracán. Además, SEIU Texas y nuestra coalición comunitaria-Houston Rising- buscaron vecindarios de clase trabajadora afectados por las inundaciones para enterarse de las necesidades de las familias. Los miembros de SEIU Texas y nuestra coalición comunitaria también celebraron una audiencia pública para la reconstrucción con el secretario Marvin Odum ( Secretario de Reconstrucción por la ciudad de Houston), la congresista Sheila Jackson-Lee, la senadora estatal Sylvia García y otros funcionarios locales.

Movilización política

En 2017, sentamos las bases para un año electoral competitivo. En El Paso y San Antonio, nos aliamos con organizaciones como Move San Antonio e Indivisible para responsabilizar al congresista republicano Will Hurd (TX-23) por su historial de votación reaccionaria en la Cámara. En Houston, los miembros de SEIU Texas participaron en manifestaciones sobre temas como salud e inmigración fuera de las oficinas del congresista John Culberson y los senadores Ted Cruz y John Cornyn. Lo que está en juego es demasiado crucial, y es por eso que nuestro sindicato está trabajando arduamente para garantizar que cada miembro esté informado y motivado antes del próximo mes de noviembre. Los conservadores saben que es solo una cuestión de tiempo. Una ola azul está haciendo su camino desde Alabama hasta Texas.

Cuidado de la salud

Al trabajar junto con nuestros aliados en Texas y en todo el país, los miembros de SEIU Texas ayudaron a bloquear algunas de las leyes más nocivas del GOP presentadas el año pasado. A partir de marzo, miles de estadounidenses en ciudades como Houston, Chicago y Los Ángeles salieron a las calles para levantar sus voces en contra de la Ley de Atención Médica Estadounidense, un proyecto de ley auspiciado por el Partido Republicano que habría terminado con la Ley de Asistencia Asequible, también conocida como Obamacare, y dejó a millones de personas sin atención médica. Nuestra campaña nacional de ocho meses contra Trumpcare hizo políticamente no viable que se aprobara por el Congreso. Por ahora, Trumpcare está muerto.

Inmigración

Aquí en Texas, los miembros de SEIU se rebelaron contra las medidas federales y estatales que tienen como objetivo dañar a las familias inmigrantes. En mayo, los miembros de SEIU Texas se reunieron con miles de tejanos y aliados de todo el país en el edificio del Capitolio Estatal en Austin para pedir el fin del Proyecto de Ley Senatorial 4, una medida que facilita a los agentes del orden en usar ilegalmente el perfil racial como método para detener a personas de color. Además, los miembros de SEIU Texas hicieron cientos de llamadas, visitaron oficinas locales del Congreso y compartieron nuestras historias sobre cómo la ofensiva del presidente Trump contra trabajadores indocumentados separa familias y divide comunidades. En 2018, todavía tenemos mucho más trabajo por hacer para crear un camino a la ciudadanía para los millones de Soñadores, titulares de TPS y otras personas indocumentadas y sus familias que contribuyen en gran medida a nuestras comunidades, economia y en general a nuestro país.

Salarios y beneficios

Como sindicato, logramos muchos avances para nuestros miembros a pesar de los ataques en contra de nosotros. Texas es notoriamente uno de los estados más anti-trabajador del país, por lo que es difícil imaginar ganar un salario mínimo de $ 15 por hora en cualquier lugar de nuestro estado. Pero eso cambió el año pasado cuando los miembros de SEIU Texas ayudaron a elegir quizás el concejo municipal más progresivo en la historia de San Antonio, que luego acordó elevar el salario mínimo para los trabajadores de la ciudad a $ 15 por hora para octubre del 2018. El año pasado tambien, los miembros de SEIU Texas invertimos incontables horas en el estado hablando con los líderes de ciudades y condados, organizando nuestros lugares de trabajo y negociando en la mesa de negociaciones, posibilitando que lográramos aumentos salariales y mejores planes de salud para miles de trabajadores de hospitales en Corpus Christi y El Paso, empleados municipales en San Antonio, así como conserjes en Houston.

Nuestra unión también luchó y ganó el pago retroactivo para los trabajadores en Texas. En 2017, 138 miembros del sindicato recuperaron con éxito los salarios perdidos poniéndose en contacto con nuestra oficina. También ayudamos a los oficiales y conserjes de seguridad sin unión mediante la presentación de más de 40 reclamos de robo de salarios ante el Inspector General de Houston, cuya oficina hasta ahora ha recibido reclamaciones por un total de decenas de miles de dólares en salarios perdidos.

Crecimiento de membresía

También vimos un nuevo desarrollo de liderazgo y aumento en el reclutamiento de miembros en todo el estado. El año pasado, los instructores de pre-k en San Antonio y los trabajadores de hospitales de University Medical Center en El Paso se convirtieron en miembros oficiales de nuestra sindicato. Además, los niveles de membresía en todos nuestros hospitales privados superaron el 50%. Además, nuestro sindicato reclutó recientemente a cientos de conserjes en Houston, lo que nos ayudó a alcanzar casi el 50% de densidad de membresía en servicios inmobiliarios. Con un aumento en los números de membresía en todo el estado, cada vez más miembros se están alzando para puestos de liderazgo en la unión al convertirse en administradores, facilitar nuevas orientaciones para los empleados y unirse a los comités de administración laboral.

Con miras al futuro

No hay duda de que veremos un número sin precedentes de desafíos este año. El establecimiento corporativo nunca abandonará su guerra contra las uniones. Los trabajadores tendrán que revertir los intentos de terminar con la cobertura de salud para millones de familias en todo el país. También tendremos que intensificar y defender a nuestros amigos inmigrantes, vecinos y seres queridos de la deportación. Entonces, hagamos del 2018 el año en el cual recuperaremos nuestro país para la clase trabajadora. Inscriba a un compañero de trabajo en nuestra unión. Registrarse para votar. ¡Y haz que tu voz sea escuchada!

En solidaridad,

Elsa Caballero, Presidenta de SEIU Texas

Dear SEIU Texas sisters and brothers,

History will remember 2017 as a year of resistance and persistence. It will mark the beginning of a new chapter in progressive activism in which millions rose up to lead the fight against the most divisive and morally bankrupt administration of our lifetimes.

Since Inauguration Day, working-class Americans from all walks of life—particularly People of Color, women, immigrants, and union members—have had to bear the brunt of President Donald Trump’s hostile agenda.

At this point, it’s hard to imagine what’s in store for 2018. But one thing is certain: we won’t back down. Our resistance movement is now energized and mobilized like never before.

Hurricane Harvey Recovery

Hurricane Harvey was devastating for many families from Corpus Christi to Houston. Our union quickly mobilized to hold disaster assistance fairs where we helped members fill out FEMA applications, apply for unemployment benefits, and obtain disaster funds. In total, SEIU provided approximately $50,000 in disaster assistance funds to members and their families who were affected by the hurricane. Moreover, SEIU Texas and our community coalition—Houston Rising—canvassed flood-affected working-class neighborhoods to survey the needs of families. SEIU Texas members and our community coalition also held a public hearing on the recovery with Marvin Odum—Mayor Turner’s recovery czar for the City of Houston—Congresswoman Sheila Jackson-Lee, State Senator Sylvia Garcia, and other local officials.

Political Mobilization

In 2017, we laid the foundation for a competitive election year this year. In El Paso and San Antonio, we joined with allies such as Move San Antonio and Indivisible to hold Republican Congressman Will Hurd (TX-23) accountable for his reactionary voting record in the House. In Houston, SEIU Texas members took part in rallies on issues such as healthcare and immigration outside the offices of Congressman John Culberson and senators Ted Cruz and John Cornyn. The stakes are too high, and that is why our union is working hard to ensure that every single member is informed and motivated before next November. Conservatives know it’s just a matter of time. A blue wave is making its way from Alabama to Texas.

Healthcare

By working together with our allies in Texas and around the country, SEIU Texas members helped to block some of the GOP’s most reckless pieces of legislation introduced last year. Beginning in March, thousands of Americans in cities like Houston, Chicago and Los Angeles took to the streets to speak out against the American Health Care Act, a GOP-sponsored bill which would have ended the Affordable Care Act, also known as Obamacare, and left millions of people without healthcare. Our 8-month long national campaign against Trumpcare made it politically infeasible for it to make it through Congress. For now, Trumpcare is dead.

Immigration

Here in Texas, SEIU members fought back against federal and state measures which aim to hurt immigrant families. In May, SEIU Texas members rallied together with thousands of Texans and allies from across the country at the State Capitol building in Austin to call for an end to Senate Bill 4, a measure which makes it easier for law enforcement agents to racially profile People of Color. Moreover, members of SEIU Texas made hundreds of calls, visited local Congressional offices, and shared our stories about how President Trump’s crackdown on undocumented working people separates families and divides communities. In 2018, we still have much more work to do to create a pathway to citizenship for the millions of Dreamers, TPS holders, and other undocumented individuals and their families who contribute greatly to our communities and our country.

Wages and Benefits

As a union, we made big strides for our membership despite the odds stacked against us. Texas is notoriously one of the most anti-worker states in the nation, so it’s difficult to imagine winning a $15 per hour minimum wage anywhere in our state. But that changed last year when SEIU Texas members helped to elect perhaps the most progressive city council in San Antonio’s history, which later agreed to raise the minimum wage for city workers to $15 per hour by October 2018. Throughout the state, SEIU Texas members also spent countless hours last year speaking with city and county leaders, organizing our workplaces, and negotiating at the bargaining table, making it possible for us to win pay increases and better healthcare plans for thousands of hospital workers in Corpus Christi and El Paso, city employees in San Antonio, as well as janitors in Houston.

Our union also fought for and won back pay for workers in Texas. In 2017, 138 union members successfully recovered lost wages by reaching out to our office. We also assisted non-union security officers and janitors by filing more than 40 wage theft claims with Houston’s Inspector General whose office has so far sustained claims totaling tens of thousands of dollars in lost wages.

Membership Growth

We also saw new leadership development and membership recruitment gains across the state. Last year, pre-K instructors in San Antonio and hospital workers at University Medical Center in El Paso became full fledged members of our union. In addition, membership levels at all of our private hospitals surpassed 50%. Moreover, our union newly recruited hundreds of janitors in Houston, helping us to reach nearly 50% membership density in property services. With an increase in membership numbers statewide, more and more members are stepping up for leadership positions in the union by becoming stewards, facilitating new employee orientations, and joining labor management committees.

Going Forward

There is no doubt that we will see an unprecedented number of challenges this year. The corporate establishment will never give up its war on unions. Working people will have to push back against attempts to end healthcare coverage for millions of families across the country. We will also have to step up and defend our immigrant friends, neighbors, and loved ones from deportation. So, let’s make 2018 the year in which we won back our country for the working class. Sign up a co-worker into our union. Register to vote. And make your voice heard!

In Solidarity,

Elsa Caballero, President of SEIU Texas

Did you like this? Share it:

Comments are closed.